Los ferromagnéticos y paramagnéticos se sienten atraídos irresistiblemente

Hablamos de los imanes, sus características, sus utilidades…pero nunca hablamos cuáles son los materiales vulnerables que no soportan estar cerca de ellos sin el contacto físico.

En este caso, debemos hablar de metales ferromagnéticos, materiales paramagnéticos y materiales diamagnéticos.

Los ferromagnéticos son atraídos fuertemente por los imanes. Entre ellos debemos hablar del níquel, hierro y aleaciones de acero entre otros. Estos metales son los utilizados más comúnmente para hacer imanes permanentes.

Los paramagnéticos son atraídos débilmente por una fuerza magnética. Esta fuerza es un millón de veces más débil que la que atrae a los ferromagnéticos. Metales paramagnéticos son el cobre, aluminio y los elementos de transición.

Al oro y la plata les encanta ser diamagnéticos

 

A diferencia de los metales ferromagnéticos y paramagnéticos, los diamagnéticos responden a los imanes induciendo un campo magnético opuesto. Los ejemplos de estos son el grafito de carbono, oro, plata, plomo y bismuto.

Como apunte, las máquinas MRI usan el carbono de las células humanas usando un gran imán para inducir un campo magnético. 

Fuente:ehowenespanol.com