¿Cómo calculo la fuerza de sujeción que necesito?

En todos nuestros imanes podrá ver la fuerza de sujeción que es capaz de soportar. Se tratan siempre de valores máximos teóricamente alcanzables en condiciones óptimas, no obstante, hay que tener varios aspectos en cuenta.

1. Distancia entre el imán y el objeto a sostener

Suponiendo que el contacto no sea directo, la fuerza de sujeción disminuirá cuanto mayor sea la distancia del imán y el objeto. También existe el caso de que exista un objeto entre ambos o bien una capa de pintura, estos factores influyen negativamente en la fuerza.

2. Material del objeto a sostener

Lo más óptimo es que el objeto a sostener sea de hierro puro, en las aleaciones o aceros no será posible alcanzar una sujeción del 100%.

3. Dirección de la fuerza

Para una sujeción correcta la fuerza debe ser ejercida perpendicularmente a la superficie de contacto. 

4. Dimensiones del objeto a sostener

El objeto a sostener bajo la fuerza de sujeción del imán debería tener unas dimensiones al menos del mismo diámetro del imán ya que de ser demasiado delgado existe el riesgo de saturación magnética y parte del magnetismo sería desperdiciado.

5. Superficie del objeto

Cuanto más lisa sea la superficie mayor porcentaje de fuerza de sujeción obtendremos. No ocurre lo mismo pues con una superficie rugosa.