¿Qué materiales son atraídos por los imanes?

¿Qué materiales son atraídos por los imanes?

Los imanes son cuerpos que generan un campo magnético capaz de atraer a ciertos materiales; generalmente metales, como el hierro y el níquel.

¿Conoces cómo funciona la atracción de un imán?

Los imanes suelen estar elaborados de un compuesto de hierro, níquel o cobalto. Su fuerza magnética se forma debido al movimiento de electrones dentro del átomo de un cuerpo. Para que un imán pueda atraer a un material se debe formar entre ellos una corriente de electrones con un polo norte y un polo sur que apunten hacia la misma dirección.

Aunque la mayoría de los metales suelen ser atraídos por los imanes, algunos metales como el oro, la plata y el aluminio no tienen esta reacción.

Atracción de los imanes en metales ferromagnéticos y paramagnéticos

Debemos hablar de metales ferromagnéticos, materiales paramagnéticos y materiales diamagnéticos.

Metales ferromagnéticos

Los metales ferromagnéticos se magnetizan permanentemente por un imán.

Los metales que contienen elementos ferrosos y ferromagnéticos son más susceptibles a los campos magnéticos de los imanes.

De este modo, los metales ferromagnéticos son atraídos fuertemente por los imanes. Entre ellos, podemos destacar:

  • El níquel.
  • El hierro.
  • El cobalto.
  • Las aleaciones de acero.

Estos metales son los utilizados más comúnmente para hacer imanes permanentes. Sin embargo, los metales ferrosos no son los únicos que reaccionan ante la atracción de un imán, también lo hacen la siderita, la magnetita y la hematita. 

Materiales paramagnéticos

Los materiales paramagnéticos son magnetizados temporalmente, siendo atraídos débilmente por una fuerza magnética. Esta fuerza es un millón de veces más débil que la que atrae a los ferromagnéticos.

Algunos metales paramagnéticos son:

  • El cobre.
  • El aluminio.
  • Los elementos de transición. 

Materiales diamagnéticos

A diferencia de los metales ferromagnéticos y paramagnéticos, los diamagnéticos responden a los imanes induciendo un campo magnético opuesto, es decir, experimentan una repulsión débil a dicho magnetismo.

Los ejemplos de estos son:

  • El grafito de carbono.
  • El oro.
  • La plata.
  • El plomo.
  • El bismuto.

¿Qué imán debo comprar?

Si buscas asesoría para elegir el imán que mejor se adapte a tus requerimientos, en nuestra tienda online encontrarás una descripción detallada de las ventajas de cada tipo de imán. Si necesitas hacernos una consulta no dudes en escribirnos.